¿Qué es un abogado penalista y qué hace?

¿Qué es un abogado penalista y qué hace?

El Derecho consiste en tres reglas o principios básicos: vivir honestamente, no dañar a los demás y dar a cada uno lo suyo”. Esta era la definición de derecho que daba Domicio Ulpiano hace más de dos mil años. Se podría estar completamente de acuerdo o cuestionar si esta máxima es correcta, sin embargo tanto en la antigua Roma como en el presente es esencial conocer sobre el derecho pues es dentro del marco de las leyes en que se desarrolla nuestra vida cotidiana y, vale la pena recordar, que el desconocimiento de las normas no nos excusa de cumplirlas.

Si usted es un ciudadano, un empresario o un servidor público que desea conocer qué es un abogado penalista y que hace, el día de hoy queremos compartirle una guía al respecto. ¡Esperamos que sea una lectura provechosa! 

¿Qué es y qué hace un abogado Penalista?

Un abogado penalista es un profesional especializado que defiende o representa a personas o empresas que han sido acusadas de la presunta comisión de un delito. Esta defensa la realiza ante las instancias judiciales (cortes o juzgados) o a través de los medios alternos de solución de conflictos.

En su labor cumple roles importantes como entrevistador, investigador, analista de la evidencia, creador de estrategias de casos, asesor, negociador y por supuesto defensor. De igual forma, cumple con una función preventiva cuando asesora para evitar la comisión de delitos y para mitigar los riesgos penales sobre la cultura ética empresarial y de política pública.  

Su experticia es en el Derecho Penal, es decir, en el conjunto de normas expedidas por el Estado que regulan el delito, la pena y las medidas de seguridad, y en las normas procesales que permiten aplicar la ley en los casos particulares.

Por lo tanto, que lo asesore un abogado idóneo es fundamental  para conocer su situación jurídica en caso de estar afectado por cualquier delito o hecho punible.

¿Cuáles son los requisitos para ser abogado penalista?

Los requisitos los establece cada Estado a través de su legislación y pueden ser diversos, algunos más restrictivos que otros. En general, el requisito mínimo para ser abogado penalista es contar con el título profesional de Abogado otorgado por una Institución de Educación Superior autorizada por el Ministerio de Educación correspondiente.

En el caso particular de Panamá toda persona que desee trabajar como abogado penalista debe seguir los siguientes pasos establecidos por la ley:

  1. Ser nacional Panameño
  2. Poseer un título de licenciatura en Derecho o licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas de una Universidad acreditada por el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria de Panamá.
  3. Solicitar la idoneidad ante la Corte Suprema de Justicia de acuerdo al procedimiento establecido por el órgano judicial. Para ello se debe presentar ante la Corte Suprema de Justicia:
    • El certificado de nacimiento franqueado con tres (3) balboas en impuesto de timbre o pagarlo en el MEF, Dirección General de Ingresos, Banco Nacional o Caja de Ahorro. 
    • Una fotocopia del diploma, cotejada ante Notario.
    • Una foto tamaño carnet, formal, los hombres en saco y corbata y las mujeres en saco o blazer.
    • Poder y solicitud fundamentada en hechos y derecho
  4. Pagar B/.10.00 en el Departamento de Tesorería del Órgano Judicial, planta baja del Palacio de Justicia. 
  5. Una vez presentada la documentación ante la Sala Cuarta de la Corte Suprema, el postulante debe tomar el Seminario de Inducción en el Instituto Superior de la Judicatura. 
  6. Finalmente, para retirar la Idoneidad se deberá acreditar el seminario y el pago en la Caja de Ahorros de B/.58.00 en impuesto de timbre.

Estos serían los requisitos formales y legales para ser abogado, sin embargo la competencia y suficiencia para ser abogado penalista lo determinan:

  • El nivel de conocimiento del área de Derecho Penal, adquirido a través de la experiencia profesional y/o fortalecido con estudios específicos en el Derecho Penal.
  • El pensamiento estratégico en el planteamiento del caso.
  • La capacidad de argumentación con base en la evidencia alrededor de lo sucedido, lo cual genera convicción en su teoría del caso. 

¿Cómo ser un buen abogado penalista?

En José María Castillo y Asociados estamos convencidos que las características y competencias que todo buen abogado penalista debe tener son:

  • Habilidades comunicativas: tener un desenvolvimiento en el lenguaje tanto oral como escrito, le permitirá al abogado expresar sus argumentos de manera clara, persuasiva y concisa. Asimismo, se beneficiará el cliente al comprender con claridad toda su situación. Los ejercicios de debate y de hablar en público pueden ser una buena estrategia para fortalecer esta habilidad. 
  • Habilidades analíticas: se refiere a la comprensión integral del caso, un abogado penalista debe estar en la capacidad de poder estudiar cualquier situación y analizarla desde todos los puntos de vista. Por ejemplo, desde el punto de vista del fiscal, del juez, etc. También debe ser capaz de poner a prueba sus propios argumentos para establecer su solidez. Debido a la implementación de los juicios orales, el abogado debe ser capaz de analizar tesis y generar respuestas inmediatas, coherentes y bien argumentadas. 
  • Creatividad: los mejores abogados no solo son lógicos y analíticos, sino que muestran una gran creatividad en la resolución de problemas. La mejor solución no siempre es la más obvia y a menudo es necesario pensar fuera de la caja.
  • Perseverancia y disciplina: Al trabajar en un caso, debe tener la fortaleza para enfrentar cada paso del trayecto, los resultados positivos sólo se logran poniendo todo el esfuerzo en cada una de las etapas para llevarlo a un final exitoso.
  • Gerencia de proyectos: A medida que aumenta la complejidad de los casos, se presenta el desafío de administrar proyectos de manera efectiva. Mantener una perspectiva general, mientras se gestionan los detalles de la estrategia y se ajustan a una línea de tiempo, requiere un conjunto de habilidades que a menudo no se consideran como parte del trabajo de los abogados.
  • Facilidad para escuchar: es la capacidad de escuchar de forma activa al cliente, esto permite entender cuáles son sus inquietudes y ofrecer una asesoría integral.
  • Talento de negociación: los buenos abogados penalistas son negociadores, buscan dejar a todas las partes sintiendo que se logró un resultado razonable, en lugar de tratar de atropellar a la contraparte. Significa que obtienes un resultado justo y te sientes bien con tu resultado. Significa que el resultado también es viable y tiene la capacidad de permanecer.
  • Investigador: para preparar estrategias legales es importante tener curiosidad por el conocimiento, indagar diversas fuentes de derecho y comprender grandes cantidades de información.

Si es un estudiante que busca consejos sobre cómo ser un buen abogado, comience analizando sus capacidades. Si descubre que no tiene una o más de estas cualidades, considere trabajar en ellas. Utilizará cada una de estas habilidades todos los días. ¡Lo último que un cliente quiere es un abogado mediocre!

Si usted es un servidor público, empresario o ciudadano que busca el mejor abogado penalista para que lo proteja, defienda y asesore, sea muy observador y revise desde el primer contacto con su firma de abogados que tengan estas características para que el resultado de su defensa tenga mayor probabilidad de ser exitosa.  

¿Cuando contratar un abogado penalista?

Si usted, un ser querido o su empresa están enfrentando problemas legales, probablemente la pregunta que ronda en su mente es: ¿cuando debería contratar a un abogado?. Hay muchos elementos a considerar y, a menudo, la principal preocupación sean los costos. Esta es una preocupación completamente justificada, teniendo en cuenta que los honorarios de un buen abogado penal pueden ser elevados. Sin embargo, contratar de forma temprana a un abogado frecuentemente resulta en una reducción considerable de gastos en el futuro. Adicionalmente, su futuro puede estar en juego y solo tendrá una oportunidad para defenderse. ¡Nunca entre a una sala de juicio improvisando!

A continuación le presentamos algunos casos en que es necesario contratar un abogado penalista:

  • Ha sido víctima o enfrenta cargos de blanqueo de capitales o crímenes financieros.
  • Ha sido víctima o enfrenta cargos de violencia intrafamiliar.
  • Ha sido víctima o enfrenta cargos de estafa o malversación de fondos.
  • Ha sido víctima o enfrenta cargos por accidentes donde resultaron muertes o lesiones.
  • Ha sido víctima o enfrenta cargos por delitos contra la fe pública.
  • Ha sido víctima o enfrenta cargos por tráfico de influencias.
  • Sospecha de conductas impropias o delitos en su empresa o negocio. 

Un abogado penalista podrá ayudarle tanto desde el punto de vista del asesoramiento inicial a la hora de plantearse si presentar una denuncia o querella, como desde la óptica más práctica una vez ya se vea el ciudadano inmerso en una causa o procedimiento penal o en cualquier momento previo.

Para resumir, ¿Cuándo debe contratar a un abogado de defensa penal? La respuesta es que nunca se puede decir “demasiado pronto”. Mientras más pronto pueda contar con un abogado de su confianza, mayores serán sus posibilidades de evitar una larga batalla legal que lo desgaste a usted y a su familia.

¿Cuál es el costo de un abogado penalista?

Los costos de los abogados de penalistas generalmente se calculan en función de varios factores. Estos pueden incluir: la clase de asesoría, la notoriedad o experiencia del abogado, la complejidad de los problemas legales en el caso y las etapas procesales a agotar, por nombrar algunos. Por lo tanto, es importante al elegir un abogado penalista discutir los honorarios antes de llegar a un acuerdo.

En Panamá no existe una tarifa específica para el cobro de honorarios, sin embargo si se han regulado unas tarifas mínimas que obedecen a la naturaleza del asunto, sin perjuicio del común acuerdo que establezca una tarifa superior. 

En relación con los asuntos penales, en la Resolución No. 5 del  14 de noviembre de 2016 del Colegio Nacional de Abogados de Panamá se señala tarifas mínimas que oscilan entre los $150 USD (Consulta verbal) hasta los $4.500 USD (Instancias con jurisdicción nacional), primando en el Sistema Penal Acusatorio el acuerdo entre el cliente y el abogado.

¿Cuál información es confidencial entre el cliente y el abogado penalista?

La confidencialidad abogado-cliente, a veces llamada secreto profesional o privilegio cliente abogado, es una regla que preserva el secreto de las comunicaciones entre abogados y clientes. Bajo esa regla, los abogados no pueden divulgar la información confidencial de sus clientes, ni otros pueden obligarlos a hacerlo. El propósito de este acuerdo de confidencialidad es alentar a los clientes a compartir información abiertamente con sus abogados y permitir que estos puedan dar una representación efectiva.

En el caso de Panamá, el secreto profesional se enmarca dentro del Código de ética y responsabilidad profesional del abogado, que describe lo siguiente:

“Artículo 13. Es deber del abogado guardar los secretos y confidencias de su cliente. Este debe perdurar aún después de la terminación de los servicios y se extiende a los empleados del abogado y ni éste ni aquellos podrán ser forzados a revelar tales confidencias, salvo que ello sea autorizado por el cliente. El abogado que sea objeto de una acusación por parte de su cliente, puede revelar el secreto profesional que su acusador le hubiere confiado, si es necesario para su defensa.”

De forma parecida, en cada país se establece la normatividad específica que regula la confidencialidad abogado-cliente. Adicionalmente, existen sentencias de cortes internacionales como lo son la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que definen jurisprudencia internacional en relación al secreto profesional del abogado.

En general, el privilegio abogado-cliente se aplica cuando:

  • En cliente real o potencial se comunica con un abogado sobre asesoramiento legal.
  • El abogado está actuando en su capacidad profesional (en lugar de, por ejemplo, como amigo).
  • El cliente pretendía que las comunicaciones fueran privadas y actuó en consecuencia.

Los abogados no pueden revelar comunicaciones orales o escritas con sus clientes que ellos razonablemente esperan que sigan siendo privadas. Un abogado que ha recibido las confidencias de un cliente no puede repetirlas a nadie fuera del equipo legal sin el consentimiento del cliente. En ese sentido, el privilegio es del cliente, no del abogado: el cliente puede decidir renunciar al privilegio, pero el abogado no puede.

El privilegio generalmente permanece vigente incluso después de que termina la relación abogado-cliente, e incluso después de que el cliente muere. En otras palabras, el abogado nunca puede divulgar los secretos del cliente sin el permiso del cliente.

¿Cuál es la diferencia entre contratar mi propio abogado y un defensor público?

Es una pregunta compleja de responder porque en principio depende de la particularidad de cada caso. En Panamá, el Instituto de Defensa Pública contrata a defensores públicos para que asuman la defensa de las personas que no poseen recursos para pagar una defensa privada ante instancias judiciales, esto con el propósito de garantizar la debida defensa y el debido proceso en el marco de los Derechos Humanos.

Del otro lado, la defensa privada es aquella que el cliente contrata con sus propios recursos para ser usada en su proceso. Sin embargo, hay aspectos como recursos o la cualificación del defensor que limitan y que marcan la diferencia entre el servicio de una defensa pública y el de una defensa privada. 

Algunas de las desventajas de la defensa pública son:

  • La comunicación abogado-cliente puede ser ineficiente.
  • La constante rotación de los abogados defensores.  
  • La carga laboral puede sobrepasar la capacidad del defensor público.

¿Cuántos abogados penalistas hay en Panamá?

En Panamá, desde el año 1924 a la fecha (2020) se han expedido aproximadamente 26.000 idoneidades para licenciados en Derecho. Debido a que no hay una regulación del ejercicio profesional por áreas del conocimiento es difícil establecer cuántos litigan en la rama del Derecho Penal. Los gremios, en este caso el Colegio Nacional de Abogados de Panamá, podrían contar con información clasificada por área de ejercicio profesional.

¿Cuántos abogados penalistas hay en Panamá?
Cantidad de abogados por género en Panamá (Fuente: Corte Suprema de Justicia / Panamá América)

El día de hoy hemos profundizado acerca de qué es un abogado penalista y a qué se dedica. En el proceso se han respondido algunas de las preguntas que frecuentemente escuchamos por parte de nuestros clientes, esperamos que también estas respuestas hayan sido de utilidad para resolver sus inquietudes.

En José María Castillo y Asociados tenemos más de 15 años de experiencia en el ámbito del derecho penal, si está interesado en nuestros servicios como abogados penalistas o desea conversar con nosotros lo invitamos a contactarnos. También puede llamarnos a los teléfonos 265-8285, 66730435 ó 265-8294, con gusto le atenderemos.

9 comments to “¿Qué es un abogado penalista y qué hace?”
  1. Pingback: Abogado penalista: ¿Qué es el derecho penal? – José María Castillo y Asociados

  2. Pingback: Abogado penalista: ¿En qué tipos de procedimientos penales interviene? – José María Castillo y Asociados

  3. Pingback: ¿Qué tipos de delitos atiende un abogado penalista? Algunos ejemplos – José María Castillo y Asociados

  4. Pingback: 5 fuentes del derecho penal de Panamá que todo abogado penalista usa - José María Castillo y Asociados

  5. Pingback: 40 preguntas claves para elegir un buen abogado penalista – José María Castillo y Asociados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *